Los primeros taxis autónomos han llegado

Recientemente pude leer una noticia en la que se exponía el potencial de la inteligencia artificial y su combinación con la conducción autónoma. El artículo me sorprendía porque planteaba la posibilidad de que utilizásemos servicios sin personas trabajando, de empresas que no están dirigidas por personas.

Es una situación que deja de ser tan alarmante como los futuros apocalípticos planteados en Terminator, pero que se acoge con cierta incredulidad y cierta desconfianza. De hecho, estamos ante el primer paso.

Y de nuevo me gustaría rememorar otra película de ciencia ficción, esta vez algo más positiva aunque igualmente preocupante en cuanto al futuro. Se trata de desafío total, en la que Arnold Schwarzenegger se subía a un taxi conducido por un robot.

Era el planteamiento del siglo XX. En el siglo actual, se plantea la posibilidad de que el coche sencillamente no tenga conductor. Lo más curioso de todo es que el que se ha adelantado a la competencia es un “desconocido”, porque no es la empresa que abarca tantos titulares hoy en día como Uber ni ninguno de los coches autónomos de Google o Apple. Se trata de la compañía nuTonomy, de procedencia estadounidense.

Coche de alquiler autónomo

En lugar de optar por la venta de vehículos autónomos, ha preferido ofrecer el alquiler temporal o la contratación del servicio de improviso, igual que cualquier otro taxi, en la ciudad de Singapur. La flota de taxis efectiva y de manera masiva no llegará hasta 2018, pero las primeras pruebas ya se están realizando.

Curiosamente lo que más preocupa en estas primeras pruebas no tiene nada que ver con la propia conducción autónoma, sino con la reacción y el comportamiento de los clientes con estos vehículos, un estudio sociológico con la tecnología actual de conducción autónoma que en realidad vale su peso en oro y no sólo para nuTonomy, sino para todos los fabricantes de estos vehículos y de tecnología con inteligencia artificial.

Esto ha hecho que me pregunte cómo reaccionaría yo ante un coche autónomo. Por descontado lo haría con expectación y con cierta fascinación por esta tecnología, pero no niego que también tendría miedo y desconfianza. El coche es una cosa importante y la conducción del mismo incluso por ciudad supone un riesgo continuo para ti como conductor o pasajero, para los otros vehículos y también para los peatones.

Este paso de nuTonomy me parece adelantadísimo a su tiempo, pero si logran ofrecer los primeros taxis autónomos del mundo de manera efectiva, se merecen todo el éxito del mundo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *