El gran sentido de comprar dispositivos obsoletos

Muchos de los pedidos recibidos sobre dispositivos tecnológicos son de productos que están obsoletos, ya sea porque hay infinidad de versiones mucho más actuales o con nuevas funciones, o bien porque se ha superado esa generación de tecnología.

Sin embargo, la gente sigue ofreciendo una gran demanda de ellos, por lo que la oferta sigue existiendo y, en algunos casos, se incrementa de precio ante la falta de stock.

Esto me ha llevado a pensar que, quizás, sea necesario explicar el razonamiento detrás de este tipo de compras. Aquí encontramos varios motivos.

Son más económicos

Con la excepción de un reproductor de vinilo tallado en madera de roble y cosas similares, la mayoría de dispositivos anticuados y hasta obsoletos son más económicos. La razón es que el objetivo es venderlos lo antes posible para dejar mayor protagonismo a los nuevos modelos.

En telefonía móvil es donde se ve más claro, lo que también nos permite entender por qué son los más vendidos. Sencillamente son más económicos que modelos que acaban de salir al mercado. Este motivo hace que mucha gente se decida a reducir sus expectativas en cuanto a prestaciones tecnológicas y se conforme con menores funcionalidades a costa de un precio más asequible.

Por cuestiones nostálgicas

Algunos dispositivos marcan a una generación o a una persona en concreto. Quizás alguien que no pudo comprarse determinado teléfono móvil en un momento dado o que quería una televisión de ciertas características.

Incluso después de pasados unos años, es posible que este valor nostálgico no sólo persista, sino que incluso se haya potenciado con el tiempo. Por lo que cuando se ha tenido la posibilidad de adquirir estos productos, el comprador no lo ha dudado ni un momento.

Por coleccionismo

En algunos casos reconozco que resulta incluso sorprendente, pero la gente es capaz de coleccionar cualquier cosa. Lo más común en tecnología es coleccionar smartwatches o incluso smartphones, pero los gustos e intereses los hay de todos los tipos.

Obviamente cualquiera puede hacer objeto de su hobby de coleccionismo lo que más le guste, esto motivará que muchos productos obsoletos sean no sólo interesantes para estos usuarios, sino incluso auténticas joyas que merecen estar entre sus manos.

El mercado que más está cobrando ritmo en este sentido es el de los videojuegos y, sobre todo, el de las consolas retro que, a falta de poder cubrir el stock, están desarrollando estos mismos días modelos compatibles con las que se disfrutaban hace más de 3 décadas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *