Gran acierto de YouTube Kids

Descargué ayer para un pequeño familiar la aplicación YouTube Kids. Era algo necesario o, al menos, es lo que yo me decía a mí mismo. Desde hace años estoy viendo como los más pequeños consiguen manejar dispositivos táctiles de una manera fluida, casi sorprendente.

No sé si es porque las pantallas táctiles de móviles y tablets están perfectamente sincronizadas con los típicos ademanes de los más pequeños, más lentos y al mismo tiempo más preocupados por realizar la mayor presión posible sobre la superficie digital, no vaya a ser que lo que quieren que salga no aparezca de inmediato. Los niños no desarrollan el concepto de paciencia de forma sencilla, por lo que los dispositivos táctiles que actúan en cuanto ellos interactúan con ellos, se convierten fácilmente en sus mejores amigos.

Sin embargo, hay un potencial peligro en esta situación y es que Internet no está pensada para que un menor sin supervisión esté navegando a sus anchas. Sin embargo, ¿habéis probado a intentar una navegación lógica con un pequeño usando entre ambos YouTube? La cosa termina como mínimo en rabieta, enfado o con el móvil lanzado por el aire por frustración. La paciencia del adulto y el deseo casi imposible de descifrar del pequeño son incompatibles.

No obstante, esa supervisión es necesario porque hay publicidad, vídeos relacionados a nuestro perfil y toda clase de publicaciones y comentarios que pueden no ser apropiados para la edad del pequeño.

YouTube ha querido salir al paso y, en lugar de recomendar que los niños no usen su plataforma, se han preocupado de adaptarla a un entorno en el que ellos puedan disfrutar de vídeos online sin ningún tipo de riesgo en cuanto a contenidos apropiados para su edad.

YouTube Kids es una app gratuita para iOS y Android, que es muy sencilla de configurar, aunque este paso será necesario que lo haga un adulto, ya que se le pregunta si quiere que los vídeos se relacionen con cierta edad, si los menores pueden hacer búsquedas, etc.

Independientemente de la configuración aplicada, el pequeño navega entre música y vídeos muy apropiados para su edad, casi motivadores y puede encontrar todo tipo de entretenimiento digital audiovisual que le encantará igual que en el YouTube original, sólo que sin riesgo alguno. Un hecho me llamó la atención. Los anuncios están enfocados a los pequeños ya que hablan sobre todo de YouTube Kids. Mientras en el YouTube original cualquier publicidad era objeto de búsqueda de otro vídeo, en esta ocasión los pequeños se quedan mirando el vídeo e incluso divirtiéndose con él. Es la magia de la realización de contenido apto para el público que lo consume.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *