Defensa de la importancia de las bolsas de transporte

Valga el siguiente artículo para defender algo que la gente maltrata, infravalora y sin embargo necesita de forma imprescindible, las bolsas de transporte. Me refiero por descontado a las que están especialmente desarrolladas para los ordenadores portátiles (aunque cualquiera relativa a un dispositivo tecnológico me serviría).

Recientemente recibí el regalo de una bolsa de transporte para uno de mis ordenadores portátiles más recientes, el Asus N751 de 17,3″ que adquirí estas Navidades en una importante oferta. Tenía un grave inconveniente con este “portátil” de gran tamaño y es que no encontraba una bolsa o funda en la que cupiese y que permitiera su transporte tanto de forma cómoda como segura (además de ser grande también es muy valioso).

Por fin tuve el privilegio de contar con una bolsa de transporte y pensé que no le damos la importancia a un accesorio sin el que no podríamos, por ejemplo, sacar nuestro ordenador portátil de casa y llevarlo a la oficina, a casa de un amigo o a la cafetería de nuestra calle donde tienen Wifi y podemos navegar tranquilamente mientras disfrutamos de un delicioso croissant junto a un café con leche.

Pero aparte de que los usuarios deberíamos tener un poco más de preocupación por estos accesorios, también me paré a pensar cómo debería ser una bolsa de transporte realmente. Y me di cuenta de que hace falta conjuntar para hallar esta respuesta dos variables, la personalidad del usuario y la necesidad del transporte.

Los usuarios pueden ser serios oficinista a estudiantes que están de vacaciones, amantes de la playa o fervientes defensores del fútbol… Cada uno querrá llevar un estilo de bolsa de transporte diferente. Aquellos que deseen transmitir su propia personalidad, seguro que escogen un accesorio identificativo de su equipo favorito o del lugar de sus sueños. El resto puede que piense entre un diseño demasiado formal para el uso entre amigos o demasiado informal como para llevar a una presentación profesional.

Aparte también está el tema de las necesidades del transporte. En mi caso siempre lo llevo al máximo, esto es, un ratón auxiliar, alfombrilla para asegurar una superficie deslizante, cargador con cable por si puedo enchufar el ordenador a la electricidad, papeles varios tanto profesionales como alguno personal que siempre llevo encima y otros elementos que necesito para mi trabajo, desde bolígrafos hasta tarjetas de presentación y USBs.

Lo que busco por tanto en una bolsa de transporte es que sea holgada, sin por ello sacrificar la sujección del portátil, que tenga muchos compartimentos y que su estilo sea neutro con cierto tono positivo, pues la mejor forma de hacer negocios es aportando una nota alegre.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *