¿Es culpa nuestra que se doblen menos videojuegos?

Informan en estos días recientes que el doblaje de videojuegos al español está decrecimiento. Según parece, la decisión sobre si un juego es doblado a determinado idioma tiene como referente un listado del grado de penetración del consumo del sector. Si desciendes como país en este ranking de consumo del videojuego, tienes menos opciones de que tu idioma sea utilizado en el doblaje final.

¿Cuánto cuesta dobla un videojuego?

Obviamente esto está relacionado con el presupuesto comercial del videojuego, dado que un trabajo de doblaje puede costar desde unos pocos miles de euros hasta decenas de miles de ellos en las grandes producciones. Por esa razón, si en un país no está demasiado clara la rentabilidad del videojuego, con respecto a otros países donde está completamente asegurada, ¿dónde crees que irá la inversión para doblaje final?

Ahora bien, ¿realmente es culpa nuestra que se doblen menos videojuegos al español? ¿Hemos llegado a comprar tan pocas unidades de entretenimiento digital como para que ahora no se nos tenga en cuenta?

No perdemos, ganan otros

No lo creo, lo cierto es que creo que no hemos perdido, sino que otros están ganando la cuota de consumo. Países como Brasil o Rusia, que hasta el momento no eran partícipes claros de un sector tan desarrollado como el del videojuego, ahora son principales fuentes de consumo y están en las primera posiciones de doblaje a sus respectivos idiomas.

La solución no pasa por incrementar el consumo, dado que en España somos los que somos. Ahora no vamos a multiplicar la población para conseguir tener mayor clientela. Lo que sí podemos hacer es descender el precio del doblaje o las limitaciones fiscales relativas a este proceso profesional.

Un mercado joven

Lo que sí tengo que recalcar es que muchos medios que se han hecho eco de esta situación han tildado de catastrófico el suceso. Lo cierto es que no es nada diferente a lo sucedido hace unos pocos años. Hay que tener en cuenta que el videojuego no es comparable a sectores antológicos como la música y el cine, que nos acompañan desde hace más de un siglo.

El videojuego comenzó a mostrar una rentabilidad potencial durante los años 80 y, aunque parezca que fue hace miles de años, tan sólo han pasado 3 décadas de evolución.

Hemos vivido de todo este tiempo, desde buenas é0pocas en las que el doblaje español era uno de los más influyentes en la comercialización de un videojuego, hasta los inicios en los que ni las cajas comerciales del videojuego tenían una palabra utilizada por Cervantes.

Por tanto, ni es tan catastrófica la situación ni es culpa nuestra que esto ocurra. Lo que debemos hacer es adaptarnos al sector, saber sacarle rentabilidad y ofrecer un atractivo o valor añadido diferente al resto de países, para recuperar los ratios de doblaje de antes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *