BQ Aquarius X5 Plus, orgullo de smartphone patrio

Compré al principio de siglo un ebook BQ, la primera versión de su gama, porque la empresa era la que mejor aplicación de tinta digital aplicaba sobre una pantalla no táctil y sin iluminación. La calidad del dispositivo me motivó a recomendarla a todos mis amigos tal y como hicieron conmigo para convencerme de comprarla.

Pero sobre todo era BQ la que avalaba la compra. La empresa, de origen español, se preocupa por todos los componentes de cualquiera de sus dispositivos y es realmente difícil que alguno salga mal. En caso de avería o improbable defecto, el servicio técnico se encuentra en Madrid, es rápido y eficiente. ¿Qué podía pedírsele más? Pues que además el precio de sus productos sea lo más bajo posible, por supuesto. Dicho y hecho. Leer más

No iba a volver a Motorola hasta que he visto el Moto G4

Lo cierto es que desde que Lenovo adquirió Motorola, muy pocos modelos de la serie Moto me habían llamado la atención. Y con Samsung y Apple tan bien perseguidos por marcas como Huawei y Xiaomi, las opciones de volver a la empresa que inventó los móviles eran cada vez más reducidas.

Pero la presentación del nuevo smartphone Moto G4 me hace dudar, más todavía cuando veo que cuesta 3 veces menos que un móvil Premium. En primer lugar me ha gustado que mantenga una evolución del tamaño de pantalla hasta 5,5 pulgadas, cuando la mayoría de empresas está anclándose (de forma injustificada en mi opinión) en las 5,2 o incluso las 5 pulgadas.

Por descontado, esperaba que tuviera resolución Full HD y este Moto G4 no decepciona en este sentido.

Pero lo mejor de todo es su nuevo procesador, aumentado hasta el mínimo necesario para un rendimiento fluido, que es lo que se exigía a versiones anteriores. En esta ocasión su motor es un Qualcomm Snapdragon 617 que dispone de 8 núcleos y con GPU Adreno 405. Sigue pareciéndome algo limitado, aunque suficiente, sus 2 Gb de RAM, pero estamos ante un gama media, por lo que tampoco sería lógico exigirle más.

Igual que nadie le puede echar en cara, literalmente, que los selfies “sólo” cuenten con 5Mp de resolución. La cámara trasera, además, cumple con creces gracias a sus 13 Mp. En algunos medios leo que esto es considerado negativo por no seguir una evolución del mercado en sintonía. ¿Pero por qué exigir una cámara frontal de 8Mp y una trasera de 20Mp, cuando las lentes de las cámaras son de lo que más encarece al dispositivo al final?

Prefiero que en rendimiento no me falle lo más mínimo y, sobre todo, que su batería dure todo lo posible. A ello debo reconocer que me ha encantado la batería de 3.000 mAh con capacidad para día y medio. Ciertamente no le veo ninguna utilidad a tener que cargar el móvil a las 36 horas, por lo que seguiría haciéndolo por las noches. Sin embargo, al menos garantiza la imposibilidad de quedarte sin móvil a mitad de mañana, algo que lamentablemente suele ser frecuente entre la gama media y, alarmantemente también en ocasiones en la alta gama.

En definitiva, si buscas un smartphone Premium, Moto G4 no va a salir ni entre tus opciones básicas, pero si lo que buscas es un móvil económico y con el mejor rendimiento posible, incluye este terminal en tus comparativas, porque te va a sorprender.

Yo también uso Whatsapp

Leo esta mañana que Whatsapp es la red social más utilizada en valores de tiempo por los españoles. En principio me sorprende que asignen el carácter de red social a este sistema de mensajería instantánea, pero de acuerdo, consideremos que es una red social por sus distintas peculiaridades de conexión entre usuarios.

Según el informe que ha presentado el IAB Spain bajo el título de Estudio Anual de Redes 2016, todos usamos en nuestro teléfono móvil Whatsapp más que ninguna otra red social. El estudio se ha realizado sobre una muestra de 1.096 personas de entre 16 y 55 años.

De todos ellos, el 81% utiliza las redes sociales. Está claro que es un mercado estabilizado y creciente. No estar en él hace tiempo que dejó de ser una opción viable y la presencia de usuarios, empresas y marcas es completamente imprescindible. En el futuro pienso que podría ser la única vía de comunicación con nuestros clientes.

Para hacernos una idea, el estudio de IAB Spain nos explica el crecimiento del uso de las redes sociales. En el año 2009 el porcentaje de uso abarcaba al 51% de los encuestados. Entre 2010 y 2013 se produjo el mayor crecimiento hasta un 79%. Hoy el avance sigue de forma lenta, pero imparable.

Lo que más me ha sorprendido de este estudio, sin embargo, es el hecho de que Facebook y Twitter sean las redes sociales más conocidas por ser las primeras que se mencionan, pero aquí termina su aplastante diferencia respecto a Whatsapp.

En otros valores Whatsapp es igual o superior a sus “rivales.” Por ejemplo, es la segunda más utilizada por detrás de Facebook, la primera si filtramos los resultados del informe sólo a mujeres. Y también es la que más gusta, junto a Facebook, con respecto a YouTube, Twitter, Instagram y el resto.

En el uso de redes sociales es donde vemos los datos más sorprendentes de todos. Whatsapp se utiliza desde el móvil a diario por un 83% de usuarios, mientras que el resto de redes sociales apenas llegan a la mitad. Lógicamente el hecho de ser una app para móvil es lo que fomenta su uso exclusivo en smartphones, pero no deja de ser una cifra llamativa.

Además, se ha identificado que el uso medio es de más de 5 horas a la semana. Lo cierto es que no me veo tanto tiempo pegado a la pantalla del móvil enviando iconos. Pero quizás a partir de ahora tendría que fijarme más en ello. Al fin y al cabo, como otros tantos usuarios en España, yo también uso Whatsapp.

¿No es genial el nuevo iPhone SE?

Debo reconocer que el nuevo iPhone SE me ha parecido una genialidad por parte de Apple y, de hecho, era algo que quería que sacaran hace mucho tiempo.Casi todas las principales marcas de teléfonos móviles tienen en su haber algunos modelos más económicos que, renunciando a unas pocas prestaciones, ofrecen casi lo mismo que sus hermanos mayores.

Aprovechando que Apple ha querido mostrarnos entre muchos otros gadgets su nuevo iPhone SE, quiero deciros por qué me parece tan genial este nuevo modelo. En primer lugar el hecho de que sea, tal y como digo, un nuevo modelo. Por fin tenemos una nueva línea de móviles de Apple que se base en el ahorro económico como principal tirón comercial. No todo el mundo quiere un 7S o un 8S y eso es algo que hay que celebrar que por fin lo hayan entendido.

No entraré en el debate de si la tecnología ofrecida vale 800 o 1.000 euros o si, en realidad, se trata de una conversión del mercado a la que hemos llegado por la fluctuación de la oferta y la demanda. Lo cierto es que cuando algo se ofrece a 100, siempre hay quien lo quiere a 50. Y en el caso de los móviles, que el nuevo iPhone SE se ofrezca a unos 400-500 euros es todo un logro.

Otra cosa que me ha encantado es su tamaño. Las versiones Lite hay que reconocer que no son todo lo pequeñas que deberían, pero el nuevo SE efectivamente cumple lo que promete. Es un pequeñito móvil con una pantalla de 4 pulgadas tan irresistible como útil, porque en ocasiones llevar los “mastodontes” que casi parecen tablets no es ni práctico ni tampoco elegante en realidad. Si la economía lo permite, el nuevo iPhone SE como segundo móvil para estas ocasiones me parece la opción perfecta.

Por último me ha parecido sorprendente su capacidad en todo lo referente al apartado visual. Ofrece grabación de calidad 4K, tiene una lente para la cámara fotográfica que es capaz de alcanzar los 12 Megapíxeles y unas funciones de captura de fotografías e imágenes en movimiento que mi anterior móvil (no diré marca para no suscitar debate) no las tenía. Por tanto, incluso como móvil nuevo y pese a tener menos prestaciones que modelos más comerciales, el iPhone SE consigue defenderse en el mercado por sí sólo, algo que hay que valorar como meritorio.

Qué les pido a los nuevos teléfonos móviles

Siempre estoy leyendo sobre los nuevos modelos de móviles y recientemente he descubierto un par de modelos que por interés propio me han parecido interesantes. Sin embargo no son los móviles en general lo que me atrae, sino ciertas peculiaridades de ellos. Por ejemplo del Cat S60 debo reconocer que la cámara térmica me encantaría tenerla. Y del Asus Zenfone Max su batería, que alcanza las 37 horas en conversación.

Esto me ha hecho pensar que hasta que los móviles nos ofrezcan una nueva generación de cosas inimaginables, tengo bastante claro lo que le pido a los nuevos modelos que van saliendo y, por lo general, me sirve para clasificarlos en función de si considero que valen la pena o sus novedades apenas son interesantes a nivel de mercado y de usuario. Creo que mis intereses son también compartidos por mucha más gente, así que voy a exponer a continuación qué les pido a los nuevos teléfonos móviles.

Una batería que dure todo el día

Por experiencia propia y según me han comentado conocidos y amistades mías, la rutina de enchufar a cargar el móvil todas las noches parece algo bastante generalizado. Lo cierto es que lo acepto sin reproche, dado que es un dispositivo que utilizo constantemente a lo largo del día y hasta que su carga no sea continua sé que es la única opción que tengamos. Pero esta situación dista mucho de la que nos obligan muchos terminales aún hoy en día de tener que cargar 2 y hasta 3 veces el teléfono móvil en las mismas 24 horas.

Un móvil irrompible

Los teléfonos móviles se caen. Son objetos que se llevan en la mano, que están todo el día dentro de un bolso, de unos pantalones, encima de una mesa, etc. ¿Por qué no hacer como en el sector del automóvil donde lo primero es la resistencia de los cristales, lo segundo la seguridad para los ocupantes y, lo último, un diseño atractivo?

Una pantalla multitáctil perfecta

Aquí creo que otros sectores han sabido sobrellevarlo mejor. Los teléfonos móviles obviamente ya no sólo sirven para llamar. Utilizar un teclado digital es algo constante para todos los usuarios y, sin embargo, el desarrollo en este sentido es más lento del que se espera. Escribir en una pantalla de móvil sigue siendo algo tedioso y muchas veces genera errores por la mala relación entre el tamaño de nuestros dedos y de las teclas en pantalla.

No es el único dispositivo en el que la interacción de las manos del usuario necesita de un feedback completo entre software y uso, pero sí que son los teléfonos móviles los que más están tardando en resolverlo.

Lo que me ha gustado del Samsung Galaxy S7

Intento todos los años acudir al Mobile World Congress de Barcelona y este año me alegro de que no haya sido una excepción. Para muchos esta edición no era especialmente llamativa, ya que las marcas de móviles están intentando mostrar todo su potencial antes de que llegue algo que de verdad suponga un antes y un después en el mercado. Pero a mí el MWC me encanta.

Adoro ir por los pasillos de las instalaciones, toquetear las novedades y, bueno, si asisto a alguna conferencia mejor, pero no es tampoco lo que más me emocione, yo prefiero tocar en persona esos fantásticos desarrollos tecnológicos que nos traen cada año. Y no, no vi a Marzk Zuckerberg.

No obstante, aunque Facebook también me apasiona, mi objeto de deseo este año era el Samsung Galaxy S7, que la empresa promete que a va ser el más llamativo de todos los terminales mostrados hasta el momento. Y, una vez visto y probado a medias debo decir que tiene muchas cosas que me han gustado. No todas, ni tampoco me he ido a casa sorprendido y sin poder dormir después de tener un terminal de casi 1.000€ de coste en mis manos, pero sí que tiene algunos aspectos llamativos. Os cuento algunos de ellos.

El primero de todos el agarre. Han curvado hacia dentro los lados traseros, de forma que encaja mejor en las manos. Es algo que siempre me hubiera gustado tener en mis anteriores móviles. El diseño de un smartphone es muy importante, pero no debería haberse olvidado la funcionalidad del agarre teniendo en cuenta que es un dispositivo “móvil”, es decir, para llevar en la mano a todos los sitios.

El hecho de que sea resistente al agua también me ha gustado. El S6 no tenía esta funcionalidad que sorprendentemente sí se mostraba en versiones anteriores. Ahora lo han mejorado (creo que puedes estar 30 minutos bajo el agua con él). Yo personalmente no lo vou a probar, pero me quedo más tranquilo si no pasa nada en caso de derramar agua encima.

Por último debo reconocer que me ha encantado el menú Edge en 2 columnas. Gracias a que el Samsung Galaxy S7 es algo más grande que el anterior (mide la pantalla 5,5″), el menú interior con funcionalidad a dos columnas sí me ha parecido esta vez útil y sorprendente.

Queda por saber el precio definitivo de su venta online y física. De momento la reserva en algunas tiendas supera los 800€.