Los diabéticos podrían tener que dejar de sacarse sangre en el futuro

Tengo muchos familiares con diabetes y es bastante engorroso. Además de las graves consecuencias para la salud que puede acarrear, requiere un control constante por parte del paciente que consiste en una incómoda prueba a base de pincharse el propio cuerpo para extraer sangre y controlar los niveles de glucosa.

La única mejora tecnológica hasta el momento ha consistido en la digitalización de la captura de datos, de forma que al pincharse un aparato analiza el nivel de glucosa y lo muestra en una cifra por medio de un panel informativo.

Por esa razón me ha parecido tan fascinante el anuncio de un experimental dispositivo que eliminaría la necesidad de estar pinchándose. Consiste en un aparato de un tamaño menor a la palma de una mano (y si sale finalmente seguro que paulatinamente irán sacando de menores dimensiones).

Este aparato se pega a la piel con un sencillo adhesivo y por las imágenes promocionales no parece en absoluto incómodo. Al principio el dispositivo necesita un único pinchazo para extraer la sangre y analizarla, con el fin de partir de esta base para futuros análisis.

Éstos se realizan por medio de microondas. Lo primero que he pensado es en la radiación, pero aseguran que el nivel de microondas es 1.000 veces menor que el de un teléfono móvil, por lo que he comenzado a ver a este dispositivo con muy buenos ojos. Aunque ahora miro a mi smartphone diferente…

Volviendo a este monitor de microondas de niveles de glucosa, el dispositivo captura datos del usuario constantemente y luego se pueden volcar en un ordenador. Sin embargo, acorde a las nuevas tecnologías, también han desarrollado una transmisión informativa que puede ajustarse periódicamente para que llegue al teléfono móvil por medio de una app.

Además de útil, esto es casi imprescindible. Cada enfermo de diabetes requiere un análisis diferente de su nivel de glucosa, algunos una vez al día, otros antes de las comidas, etc. Con este dispositivo y su transmisión periódica de análisis, se abarca todos los perfiles de enfermos posibles.

La única mala noticia es que no hay que ir corriendo a las tiendas a ver si está disponible este aparato, ya que todavía sigue en proceso experimental, probándolo en afortunados “conejillos de indias”, con resultados muy satisfactorios. Creen que estará disponible a partir de 2020, por lo que la década que viene podría ser, por fin, la que los diabéticos dejan de estar sacándose sangre todos los días.

Qué me gustaría ver y qué veremos realmente en la Conferencia de Desarrolladores de Apple 2016

Ha sido de una forma muy original. El sistema de asistencia de Apple, Siri, ha sido el “encargado” de decirnos a todos los usuarios del sistema que la próxima Conferencia de Desarrolladores conocida oficialmente como WWDC16 se celebrará los días 13 a 17 de junio, así que queda poco más de un mes para ver tecnológicamente cómo va a avanzar el tan querido software de la empresa de aquí al año que viene.

Lo cierto es que este tipo de eventos siempre me dejan con ganas de que se hubiera avanzado más. Por ejemplo me gustaría un nuevo sistema operativo que definitivamente revolucionara los entornos de Apple, una mejora considerable del Apple Watch a nivel de funcionamiento y algún nuevo entorno imprevisto que demuestre que el carácter innovador de Apple no ha desaparecido.

Obviamente, la incombustible actividad de Apple en este evento no ha sido detallada, sin embargo he pensado que una buena forma de “adivinar” algunas de las novedades que presentarán es echando un vistazo atrás a ver qué presentaron en el WWDC15.

En 2015 Apple explicó la mejora del sistema iOS 9 y cómo podría afectar a los modelos existentes de iPhone y de iPad, de hecho llegó la pantalla dividida a los iPad, así que todos queremos que Apple saque por fin el iOS 10 y demuestre de lo que ha sido capaz durante todo este año. Sería verdaderamente una sorpresa muy agradable.

Por otro lado, también presentaron las novedades del sistema WatchOS, es decir, el que se utiliza principalmente en los relojes inteligentes. Esto al menos deja la puerta abierta a uno de mis deseos, es decir, mejorar el funcionamiento digital de uno de los dispositivos más infravalorados del mercado y que, sin embargo, me alegra ver cómo recuperan todo el terreno perdido durante estos últimos meses.

Otros dos enfoques se cubrieron especialmente el año pasado, el sistema Apple Music y la renovación de Passbook en Wallet y Apple Pay. Efectivamente, Apple se centraba en entornos de funcionamiento externos o sistemas de pago digitales. La mejora en este sentido podría cambiar por completo el uso que damos ahora a los teléfonos móviles sobre todo, aunque a cualquier dispositivo digital por extensión. Y Apple Music tiene muchísimo que decir, igual que todos los entornos complementarios, pues Apple hace mucho que dejó de ser “simplemente” sistemas informáticos de sobremesa. No me puedo ni imaginar en qué pueden haber mejorado, pero desde luego Apple ha conseguido despertar todo mi interés.

Los 5 errores de SONY con su sistema Ultra 4K

La verdad es que me ha sorprendido muchísimo el anuncio del nuevo sistema de SONY denominado 4K y no precisamente de forma positiva. En realidad me ha venido a la cabeza la pregunta de ¿en qué cabeza cabe presentar un sistema tan exclusivo y costoso cuando marcas que siempre han defendido la exclusividad como Apple están comenzando a ofrecer productos más asequibñes como el nuevo iPhone SE?

Por si el lector lo desconoce, lo que SONY ha presentado es un sistema de televisión a la carta. Con este sistema, el usuario puede comprar películas y la parte más llamativa es que este contenido audiovisual se ofrece en tecnología 4K. Sin embargo, aquí termina lo más correcto del planteamiento del sistema, ya que la estrategia que han seguido adolece de algunos problemas. SONY lo presenta como un sistema exclusivo para unos pocos, el problema es que en un mundo tan globalizado, sobre todo en lo referente al entretenimiento audiovisual, ¿tiene cabida lo exclusivo?

En primer lugar, Ultra sólo funciona en las televisiones SONY HDR 4K, por lo que ya hay que contar con una plataforma específica para poder contratar este contenido, algo que de todas formas en otros sectores como por ejemplo el de los videojuegos no parece ser un problema.

Lo que quizás sí lo represente es el coste de 30 dólares por película. No se baraja la opción de streaming, sino que hay que comprar de forma individual cada film que se desee ver en 4K, eso sí con todos los extras que puede tener una edición física en ese momento. Se presupone que se diferenciará entre las ediciones extendidas o de coleccionista en este sentido, aunque no se han pronunciado al respecto.

Además, las películas no se almacenan, sino que se accede vía online por la televisión al contenido comprado, ya que el gran tamaño de la resolución 4K impide su almacenamiento en local.

Más limitado es todavía su territorio de actuación, exclusivo hasta el momento en Estados Unidos, sin saber si se exportará este modelo a otros países.

Y, como colofón final, la marca sólo tiene derechos de venta de películas de Sony Pictures Entertainment, lo que deja fuera a un buen porcentaje de películas que en resolución 4K podrían lucir de forma absolutamente espectacular.

Con estos 5 factores que algunos ven exclusivos y otros consideramos desventajas para su expansión por el mercado, sólo queda ver cómo le funcionará a SONY la apuesta cuando se ponga en marcha en abril. Una cosa sí hay que valorar positivamente, son los primeros en ofrecer un servicio de este tipo para contenido 4K, lo que siempre es un paso adelante.