La forma más correcta de utilizar dispositivos para bebés

Los pediatras han declarado la guerra a los dispositivos tecnológicos para monitorizar cualquier detalle saludable de nuestro bebé. Tienen razón en parte, pero también lo tienen algunos de los desarrolladores de estos dispositivos, que ofrecen tranquilidad a los padres como una mejora del control y previsión de riesgos con respecto a la salud del pequeño.

Yo pienso que lo importante es encontrar el equilibrio perfecto, es decir, seleccionar los verdaderos dispositivos que necesitamos o que nos pueden ofrecer la utilidad que buscamos y, por otro lado, descartar los que no nos puedan servir, los que tengan a nuestro antojo una relación calidad-precio no óptima o saber hasta dónde debemos monitorizar a un elemento variable tan complejo como puede ser un bebé. Leer más

El gran sentido de comprar dispositivos obsoletos

Muchos de los pedidos recibidos sobre dispositivos tecnológicos son de productos que están obsoletos, ya sea porque hay infinidad de versiones mucho más actuales o con nuevas funciones, o bien porque se ha superado esa generación de tecnología.

Sin embargo, la gente sigue ofreciendo una gran demanda de ellos, por lo que la oferta sigue existiendo y, en algunos casos, se incrementa de precio ante la falta de stock.

Esto me ha llevado a pensar que, quizás, sea necesario explicar el razonamiento detrás de este tipo de compras. Aquí encontramos varios motivos. Leer más

Yo sobreviví a la Keynote de Apple

Pues sí, estuve presente de forma online en la Keynote de Apple el pasado 7 de septiembre. Y sobreviví, considerando “superviviente” como todo aquél que después de ver que el mundo seguía girando prácticamente igual se mantiene como comprador de dispositivos Apple. Sigo siendo cliente de ellos, pese a que no tienen mucho nuevo que ofrecerme.

Leer más

Las ventajas para los fabricantes de joyas como Pokémon Go y la Macarena

Si cualquiera va a uno de los rincones más remotos del mundo y menciona dos productos tan diferentes como lo son el juego del verano Pokémon Go o la canción de Los del Río La Macarena, consigue un efecto idéntico, que consiste en que a la gente que se les menciona seguro que saben de qué se les está hablando.

En consecuencia, no hay duda de que estos éxitos del verano, aunque en épocas completamente diferentes de nuestra historia contemporánea, han arrasado todas las expectativas de venta.

Pero el titular que he utilizado en el artículo de esta semana no es gratuito. ¿Por qué estos dos lanzamientos hacen que las empresas fabricantes se froten las manos? Principalmente porque son los denominados hits que venden productos.

En el caso de La Macarena, no sólo me refiero al disco de estos artistas, sino a la gran cantidad de reproductores de música, disc-mans y todo tipo de dispositivos que venían acompañados de la conocida canción y un montón de temas más que pasaban al olvido a los pocos minutos de ser escuchadas.

En el caso de Pokémon Go la consecuencia es todavía más rentable. El juego no se vende como tal, sino que es compatible con teléfonos móviles que ya han recibido una gran acogida por usuarios que sólo tenían como objetivo disfrutar de esta caza interactiva en realidad aumentada de criaturas por todo nuestro alrededor.

Es más, algunas empresas aprovechan el juego digital para vender sus propios productos, atrayendo así a clientes y consumidores. Mc Donald’s ha sido una de las más recientes, anunciando Pokémon gratis que pueden capturarse de una manera muy sencilla si se acude al establecimiento. El resultado ha sido una acogida de clientes que ha superado todos los datos registrados en su historia en base a las ventas realizadas en un solo día por todos sus tiendas en todo el mundo.

Por descontado, las empresas desarrolladoras tampoco pierden el tren. El 12 de agosto sale Pokémon Go Plus a la venta, una pulsera que permite seguir disfrutando del juego aún sin contar con el dispositivo móvil con batería, una de las mayores necesidades de los jugadores.

En mi opinión, la jugada no podía haberle salido mejor a Nintendo y a Google, las dos empresas que han invertido millones de euros en esta estrategia de marketing, que ya están todos los analistas del comercio electrónico y el entretenimiento digital estudiando como fenómeno histórico, igual que ya se hizo con la conocida Macarena.

Gran acierto de YouTube Kids

Descargué ayer para un pequeño familiar la aplicación YouTube Kids. Era algo necesario o, al menos, es lo que yo me decía a mí mismo. Desde hace años estoy viendo como los más pequeños consiguen manejar dispositivos táctiles de una manera fluida, casi sorprendente.

No sé si es porque las pantallas táctiles de móviles y tablets están perfectamente sincronizadas con los típicos ademanes de los más pequeños, más lentos y al mismo tiempo más preocupados por realizar la mayor presión posible sobre la superficie digital, no vaya a ser que lo que quieren que salga no aparezca de inmediato. Los niños no desarrollan el concepto de paciencia de forma sencilla, por lo que los dispositivos táctiles que actúan en cuanto ellos interactúan con ellos, se convierten fácilmente en sus mejores amigos.

Sin embargo, hay un potencial peligro en esta situación y es que Internet no está pensada para que un menor sin supervisión esté navegando a sus anchas. Sin embargo, ¿habéis probado a intentar una navegación lógica con un pequeño usando entre ambos YouTube? La cosa termina como mínimo en rabieta, enfado o con el móvil lanzado por el aire por frustración. La paciencia del adulto y el deseo casi imposible de descifrar del pequeño son incompatibles.

No obstante, esa supervisión es necesario porque hay publicidad, vídeos relacionados a nuestro perfil y toda clase de publicaciones y comentarios que pueden no ser apropiados para la edad del pequeño.

YouTube ha querido salir al paso y, en lugar de recomendar que los niños no usen su plataforma, se han preocupado de adaptarla a un entorno en el que ellos puedan disfrutar de vídeos online sin ningún tipo de riesgo en cuanto a contenidos apropiados para su edad.

YouTube Kids es una app gratuita para iOS y Android, que es muy sencilla de configurar, aunque este paso será necesario que lo haga un adulto, ya que se le pregunta si quiere que los vídeos se relacionen con cierta edad, si los menores pueden hacer búsquedas, etc.

Independientemente de la configuración aplicada, el pequeño navega entre música y vídeos muy apropiados para su edad, casi motivadores y puede encontrar todo tipo de entretenimiento digital audiovisual que le encantará igual que en el YouTube original, sólo que sin riesgo alguno. Un hecho me llamó la atención. Los anuncios están enfocados a los pequeños ya que hablan sobre todo de YouTube Kids. Mientras en el YouTube original cualquier publicidad era objeto de búsqueda de otro vídeo, en esta ocasión los pequeños se quedan mirando el vídeo e incluso divirtiéndose con él. Es la magia de la realización de contenido apto para el público que lo consume.