Qué tiene de bueno (y de malo) que el próximo iPhone tenga carga inalámbrica

Han llegado unas filtraciones bastante interesantes sobre el próximo iPhone, que me parece conveniente comentar por aquí. En estas filtraciones se ven supuestamente diseños definitivos de este próximo dispositivo de Apple y, de todas las novedades que presenta, la que más llama la atención es el sistema de carga inalámbrica inductiva.

Este tipo de carga implica que, en lugar de tener que cargar el móvil mediante un cable conectado a la red eléctrica, solo tenemos que colocar el móvil encima de una superficie de carga y comenzará a recuperar energía.

Digo que me parece interesante porque este avance tiene sus cosas buenas y, también, sus cosas malas.

En el plano positivo, me gusta que haya avance en el factor más débil de la telefonía móvil. Quien pensara que la autonomía casi ilimitada o la carga cinética (por el simple movimiento del usuario) iba a llegar con este nuevo iPhone, obviamente debe confirmar con esto que estamos lejos para que lleguemos a estos avances.

Pero al menos, tenemos un avance en comparación con los modelos actuales y es que podemos ir olvidándonos del dichoso cable que cada vez está más tiempo con nuestro móvil que nosotros mismos, lo que supone la principal crítica de todos los consumidores.

La carga inductiva, además de ser inalámbrica es considerablemente más cómoda y rápida, aunque obviamente no podemos esperar una carga de pocos segundos todavía, sino que estar 1-2 horas con nuestro móvil cargando seguirá siendo algo inevitable.

En el plano negativo, me da miedo que Apple, igual que hizo con sus auriculares, imponga este sistema de carga sin alternativas tradicionales. La razón es muy simple. Está claro que nadie prefiere la carga de cable que la inalámbrica, pero hace falta un sistema de carga inductiva para poder ofrecer este servicio, algo que no tiene todo el mundo, mientras que enchufes a la red eléctrica están en todas las casas.

Las posibilidades en este ámbito son múltiples. Es posible que los usuarios deban comprar este tipo de sistemas de carga, que aunque no son excesivamente caros, suponen un coste adicional para cargar el móvil que antes no existía.

Igualmente, es bastante probable que Apple comercialice sus propios sistemas de carga inductiva. Aquí el inconveniente es bastante predecible, dado que la marca siempre ha cobrado de forma excesiva con respecto al resto de dispositivos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *