¿Por qué Blackberry se ha hundido y también le podría pasar al resto?

Lo habréis leído o visto en las noticias durante esta semana. Blackberry ha anunciado que ya no va a fabricar teléfonos móviles. El mercado no es benevolente con la empresa que otrora dominara el mundo de los smartphones y las pérdidas son imposibles de remontar al menos vendiendo tan pocos terminales.

Yo tuve mi Blackberry, como casi todos los usuarios de teléfonos móviles alguna vez en su vida. Me encantaba su teclado físico y aún hoy en día sigo dudando de que los actuales digitales sean capaces de ofrecer la misma rapidez y precisión.

Sin embargo, su pequeña pantalla, su sistema férreo y ligeramente inaccesible y, sobre todo, la falta de innovación, me hicieron mirar hacia otras empresas en los siguientes modelos.

Blackberry falló principalmente en el ritmo de creación e innovación. Se obcecó en no sacar pantallas completas, lo que impedía disfrutar de grandes resoluciones y gran cantidad de apps. Cuando se sumó al carro de la industria con el modelo Z10 era ya demasiado tarde. Además de que mantenía ciertas limitaciones con respecto a los modelos que en ese momento ya estaban disponibles en el mercado.

Por si fuera poco, Blackberry tampoco supo ubicarse en las gamas de telefonía móvil. Sus modelos eran demasiado caros y ostentosos para la gama media, pero estaban cada vez más alejados de la gama alta.

Su factor estrella, el de la seguridad, quedaba en entredicho en varias ocasiones y era igualado o superado por nuevas compañías volcadas en la privacidad y seguridad del usuario y del terminal.

Si además hablamos en cuanto a creatividad e innovación de diseño exterior y funcionalidad interna del sistema operativo, igual deberíamos preguntarnos cómo es que Blackberry ha conseguido aguantar tanto tiempo.

El resto de empresas, actuales dirigentes del mundo tecnológico, no deberían dejar de analizar el ejemplo que nos deja Blackberry. En primer lugar, las compañías chinas están ofreciendo innovaciones importantes como la doble cámara, que finalmente Apple ha añadido a su iPhone 7 Plus. No ha tardado demasiado la empresa de la manzana mordida en darse cuenta de que podría perder un vagón del tren de los smartphones. Pero Samsung todavía no se ha apuntado a ello. Y aquí no sirve lo de “más vale tarde que nunca”.

Por otro lado, la gama media cada vez aprieta con más fuerza a la gama alta. Si Samsung y Apple no comienzan a mostrar modelos de gama media más notorios, perderán por completo este segmento del sector.

Innovación, creatividad, desarrollo tecnológico, precios más asequibles y mayor variedad son los rasgos que Blackberry descuidó y que muchas empresas actuales también están dejando de lado. Si no quieren ser ellas las que protagonicen en unos años este tipo de titulares de cierre de divisiones y fábricas, mejor será que comiencen a replantearse su estrategia en el mercado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *