Aciertos y desaciertos de Allo, el Whatsapp de Google

Cada vez que Google anuncia un lanzamiento, los amantes de la tecnología no podemos evitar frotarnos las manos en vista de qué puede ofrecernos este gigante tecnológico que ha creado maravillas revolucionarias de nuestra sociedad.

Ciertamente a veces nos llevamos decepciones. Desde el primer día dije que Google+ fallaba como propuesta de red social y han terminado desvinculándose de ella (“esto no ha pasado” se dicen una y otra vez mirando a otro lado).

Bueno pues lo de hoy es una tecnología innovadora también por estar dirigida específicamente a los teléfonos móviles, Allo, un sistema de mensajería instantánea entre usuarios que se descargan gratuitamente la aplicación y vinculan su número de móvil… ¡Un momento, esto ya lo tenemos! Efectivamente, se trata de un nuevo Whatsapp y precisamente no me gusta decir lo de “un nuevo…” porque la comparativa es completamente irresistible.

Así pues, Google lanza Allo como sistema de comunicación entre usuarios y le aplica principalmente dos mejoras con respecto a la competencia, es decir, con respecto a Whatsapp, la ampliación de funcionalidades en conversación y la intervención del asistente digital.

Acierto y desacierto desde mi punto de vista y respectivamente, porque cualquier mejora de la conversación como la inclusión de nuevos stickers, la ampliación del texto de mensaje a enviar, etc. que incorpora Allo es ciertamente un valor añadido que puede mejorar la charla con amigos desde el teléfono móvil.

Sin embargo, el asistente digital de Allo me parece demasiado intrusivo. Sí, ya sé que Microsoft, Facebook, Apple, Google… todas nos están motivando a utilizar estos asistentes porque será la norma en el futuro, pero quizás la manera de introducirlos en nuestras aplicaciones y desarrollos no sea la correcta.

Este asistente te hace preguntas o te ofrece respuestas inmediatas e información adicional a mensajes, imágenes recibidas o momentos del día. ¿Pero y si no quiero todo esto? ¿Y si prefiero que las ideas fluyan al ritmo necesario de mi mente tras ver o recibir contenido de mis contactos en mi smartphone?

Lo cierto es que con Allo me ha pasado algo realmente curioso. El Google Dúo de videollamadas que también salió hace poco al mercado me pareció un gran acierto y soy asiduo usuario de esta app. Sin embargo Allo no me aporta el suficiente atractivo como para rpescindir de Whatsapp o incluso presentarlo como una alternativa para ciertos contactos. Sus aciertos no son lo suficientemente seductores y sus desaciertos deberían haber sido más pulidos teniendo en cuenta los años que ya llevamos con esta tecnología.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *